La economía colaborativa como sistema y modelo de administración mundial, nace como una alternativa al ya obsoleto sistema capitalista que ofrece soluciones a las personas basadas en el materialismo extremo, dando enfoque a que las personas valen lo que poseen y no a lo que son como esencia.  Este planteamiento en una sociedad donde se está exigiendo mayor compromiso del ser humano para el cuidado y protección del medio ambiente y de las relaciones humanas, entregan una oportunidad de creación de ideas que permiten el desarrollo de confianza a través de la colaboración, ya que es este factor, el fundamental para la felicidad de las personas. Y la crisis de confianza actual en los sistemas de gobierno, religiosos, sociales, económicos, educacionales, estan permitiendo que las personas busquen nuevas alternativas que permitan el desarrollo de acciones conscientes alejadas del hiper consumo y que buscan sanear la materialidad impuesta por el sistema que estamos viviendo, para que todos en conjunto podamos actuar en equilibrio y la abundancia (que todos tengan de todo) pueda acercarse a las formas de vida de muchos y no solo a la de unos pocos.

Las plataformas colaborativas, han experimentado un crecimiento explosivo que no tiene precedentes dentro de todos los sistemas económicos de antaño- En un mundo donde el internet ha permitido el acceso a información ha crecido la convicción de que hoy ya no importa el poseer bienes sino más bien el tener acceso a estos. Donde la competencia, se elimina como valor de crecimiento y se potencia la complementariedad de unos y otros.